Registrate

Al crear tu cuenta podrás comentar sobre los contenidos que te interesan, opinar sobre nuestros productos y muchos beneficios más.

Crear una cuentaTodos los campos son obligatorios

Ingresa

Conéctate con Facebook o usa tu e-mail y contraseña para iniciar sesión.

Recuerda tu contraseña

¿Olvidaste tu contraseña?

Ingresa tu dirección de e-mail y te enviaremos la información a tu correo

¿Olvidaste tu contraseña?

Gracias, revisa tu buzón de e-mail para recuperar el acceso a tu cuenta.

Los nuevos olores juveniles

Los nuevos malos olores 1

Alrededor de los doce años nuestros niños entran en la tan temida ‘edad del pavo’: empieza el desarrollo biológico, sicológico, sexual y social. Para todos los papás esta es sin duda la etapa más dura que nos toca afrontar como consejeros.

Y claro, además de lo difícil que puede llegar a ser la adolescencia de los seres humanos en cuanto a los tremendos cambios de personalidad, están los no menos importantes cambios físicos. Crecimiento de mamas, aparición de vellos, cambios en la voz, aumento de la estatura.

Como consecuencia de estos nuevos cuerpos que empiezan a adquirir nuestros antiguos ‘bebés’, vienen los desagradables hedores provenientes de las anatomías juveniles. Para que no pasen vergüenza ellos mismos, ni nosotros tengamos que estar con una pinza en la nariz, te voy a dar unos cuantos consejos de higiene para que le transmitas a tu hija o hijo (recuerda que siempre con mucha sicología para no recibir un portazo en la cara).

Los nuevos malos olores 2

  • Lavar el cabello interdiario: Ya con agua no basta, es necesario que usen más el champú, y lavar el cabello por lo menos un día de por medio (un día sí al otro no). Antes podía pasar una semana sin que sus cabelleras se metieran a la ducha y su olor seguía siendo el mismo de siempre. Lamento informarles que ahora pasan tres días y su cuero cabelludo es aceitoso, oloroso y casposo.
  • Uso de antitranspirantes diariamente: puesto que su transpiración ya es de mal olor y los adolescentes tienden a tener mucha actividad física durante la jornada, lo que acrecenta el hedor. Cuando eran niños podían estar todo el día jugando y sus cuerpecitos seguían con su mismo aroma; esto ya no sucederá más (sin lágrimas por favor).

Los nuevos malos olores 3

  • Doble ducha diaria: si hacen deporte deberán aumentar a dos los baños por día. Dejarán las camisetas mojadas de sudor. Compra un buen jabón para que hidrate y no se les reseque la piel.
  • Talco en los pies: Te darás cuenta cuando abras la puerta de su clóset y un olor nauseabundo te reciba. Los zapatos por lo general no son bien tratados por los jóvenes, por eso háblales de los talcos antimicóticos que deben echarse tanto en los pies como en sus zapatos. Además, deberán airear sus calzados para ayudar a disminuir el mal olor.

Los nuevos malos olores 4

  • Lavado de dientes con enjuague bucal: porque al bostezar ya no tienen olorcito a leche precisamente. Debieran andar con su cepillo, pasta dental e hilo dental a todas partes.
  • A las Mujerecitas: enseñarles que cuando tengan el período menstrual deben cambiarse la toalla higiénica cada cierta hora y lavarse su zona íntima. Esto evitará el mal olor. Ahora encontramos papeles higiénicos húmedos que son ideales para estos días.
  • A los Hombrecitos: deben utilizar espuma de afeitar para rasurarse cada vez que les empiece a salir la barba. La presentación personal será distinta si se preocupan de andar bien aseados. Enséñales cómo hacerlo, las primeras veces lo tendrás que acompañar, ellos rápidamente adquirirán práctica y confianza.

Seguro muchas de estas rutinas ya las venías haciendo, sin embargo en esta nueva etapa de adolescentes sus cambios físicos nos obligan a ser más rigurosos con la higiene que les enseñamos, entran nuevos productos de higiene íntima y cuidado personal que no conocían, además necesitan de una mayor frecuencia en sus hábitos de aseo. Pero sobretodo, porque ahora son más independientes y sus buenas costumbres de higiene dependen de lo que tú les enseñes.

Espero que te sirva de ayuda esta lectura y les traspases a tus hijos estas rutinas de higiene personal que estoy segura los dejarán como adolescentes número uno en limpieza.

Ocultar comentarios

Otros usuarios
también consultaron